Primeras impresiones de Doha

DohaDespués de unos días en Qatar, con los conejitos por fin correteando por la casa, sin maletas a la vista, y habiéndome asentado un poco, os escribo mis primeras impresiones sobre mi nuevo país de acogida (léase con el entendimiento de que es una reflexión subjetiva basada en mi experiencia personal).

Mujeres cubiertas de pies a cabeza: no sé por qué esperaba que hubiera menos de las que he visto, así que para mí hay muchas. No llevan burka, estas mujeres llevan los ojos y las manos a la vista, y sinceramente no me ha impresionado, antes de llegar pensaba que me supondría algún tipo de sentimiento, la verdad es que lo vivo como lo más normal del mundo.

Mujeres y hombres árabes: hay guapos y feos como en todos lados, pero los feos son muy feos, y los guapos y guapas son extremadamente guapos y guapas, pero tremendos ellos y tremendas ellas con sus maquillajes, sus cejas perfiladas enmarcando unos ojos grandes y oscuros. Son guapos a rabiar.

Los hombres de Qatar no andan, se deslizan: como fantasmas sacados de un catálogo de moda. Vestidos de blanco hasta los pies, en ocasiones se les ven las sandalias, pero tienen unos andares elegantes como nunca había visto.

La llamada a la oración: la escuchas por toda la ciudad debido al gran número de mezquitas que hay. Cuando la escucho a lo lejos abro las ventanas de casa para poder oírla mejor. Es un cántico, es conmovedor y es precioso.

Encontrar ropa en Qatar es fácil: si no tienes absolutamente ningún gusto estético. Para todo lo demás: Zara. Es la única tienda en la que he podido comprarme ropa que me haya gustado. Por cierto, la pana vuelve con fuerza. En Doha. Sí. A 25 grados. Lo juro.

Los indios me miran y se me acercan: y no me mola nada. Éste quizás sea el único punto desagradable que haya vivido desde que llegué. Había leído cosas, como todo lo anterior, pero he experimentado en mi propia piel que si Marido y yo estamos comprando y él se va a por cebollas y yo a por leche sola, los indios tienen como un radar y se me quedan a medio metro mirándome fijamente. Otro ejemplo: si vamos a los baños del centro comercial y yo salgo antes que marido, los indios me miran de arriba a abajo descaradamente y se me paran cerca. Será cuestión de acostumbrarse, pero es muy incómodo. Cuando aparece Marido se las piran volando, eso sí.

Los árabes no me miran nada: en contraposición al punto anterior, un árabe con su mujer al lado no mira a otras mujeres, o al menos a mí no (mi orgullo de chica mona se resiente). En España si vas por la calle con tu pareja miras al chico de enfrente con su novia y él a ti o la novia a tu novio o al revés y santas pascuas. Aquí no, aquí me miran las mujeres, supongo que por la ropa que llevo y lo blanquita que se me ve, pero ellos todavía no han cruzado una mirada conmigo.

La gente no lleva pantalones pitillo: que justamente son los que yo uso así que me siento un poco porni. Sólo he visto hasta ahora una chica que debería tener más o menos mi edad con vaqueros ajustados. El resto de mujeres (hablo de expatriadas) si llevan pantalones ajustados encima llevan camisolas que les tapan el culete, si no, llevan pantalones de tela holgados o faldas.

El sector servicios es extremadamente servicial: y en concreto conmigo han sido muchísimo más atentos los hombres que las mujeres. Ejemplo: acompaño a Marido a por ropa y en cuanto entra en el probador un chico se me acerca con una banqueta para que no espere de pie. En Zara un hombre que doblaba la ropa me estuvo acompañando durante toda la compra llevándome los artículos que cogía y enseñándome todo lo que le preguntaba que podría gustarme. En las colas o en información me han colado siempre y me han atendido con preferencia a otras personas.

Aquí la imagen lo es todo: Y esto va en relación con el punto anterior. Si eres mona, te vistes bien y te maquillas como una puertix automáticamente se te abren las puertas y tienes más facilidades para todo, sobre todo si tienes que tratar con hombres. Al menos en mi caso así ha sido.

Vuelta a las castas y al status social: que no es lo mismo un indio o una filipina que un europeo, y lo dejo ahí.

País de gordos: que no es que esté lleno de gordos, pero aún tengo que buscar muchas tiendas para encontrar muchos productos a los que estaba acostumbrada. Mercadona I miss you. Olvidaros de productos sin gluten, marca de leche sin lactosa solo hay una, y comida vegetariana entre poco y nada. Ah y tampoco tienen espárragos trigueros y de pescado congelado solo panga. En cuanto consiga hacer una compra decente haré una fiesta porque de momento voy a base de avena y pechuga de pollo con brócoli. Eso sí, dulce, hidratos, y comida basura toda la que queráis, toda y más.

Obsesión con los olores: no sé de quién lo habré heredado pero aquí las cosas no huelen bien, huelen raro, me refiero al fairy, al vernel, al pollo, da igual, cosas que en teoría deberían oler igual o parecido huelen raro. mejor dicho, a mí me huelen raro. Los sabores no, ahí me he adaptado bien.

Need for Speed está basado en la conducción en Doha: tal cual, rallies en medio de autovías o de carreteras secundarias a mitad asfaltar, volantazos por doquier, y claxon cada dos por tres porque no coges la rotonda a 80 por hora.

Aquí el medioambiente es ceroambiente: Todas las luces encendidas, nada de reciclaje, el distrito comercial parece las Vegas de noche, pero además en nuestra urbanización hay más farolas que en cualquier autopista española, da igual los kilómetros que tenga, farolas en las aceritas de las casas, farolas en la puerta de tu casa, farolas en los laterales de tu casa, los halógenos de la cochera, y qué si se quedan encendidos toda la noche? aquí da igual, tan igual que pensé que iba a ver las estrellas super bien y cuando salí al balcón a las tres de la mañana parecía que estaba en un casino al aire libre.

 

De momento poco más puedo contar, porque estos días han sido de pleno estrés comprando cosas y muebles para la casa, preparando la llegada de los conejitos, y haciendo mil cosas. A ver si la semana que viene puedo contaros algo más de la ciudad, que me muero por conocer cada rincón!

 

 

Advertisements

2 thoughts on “Primeras impresiones de Doha

  1. Como cambian las cosas de un lugar del mundo a otro… Me ha parecido super divertida toda la descripción jajajaja. Un besazo. Espero que estéis bien!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s